lunes, 20 de mayo de 2024

El Villa del Río F.S. disputará la finalísima de la Copa Diputación.

FÚTBOL-SALA: Crónica del partido de vuelta de la semifinal de la Copa Diputación de la Segunda Andaluza Senior de Córdoba. Temporada 2023/2024.

 

Fue muy superior y volvió a golear al Santaella 2010 C.D.

 


Los jugadores celebran con los aficionados el pase a la final. 

 

VILLA DEL RÍO F.S.  6  SANTAELLA 2010 C.D.  1 


Villa del Río- Iván Marín, Flores, Ávila, Paco Camargo y Johnny. También jugaron: Perola (p.s.), Tolillo, David Rivilla, Zapa, Pelusa, Cubero y Raúl.

Santaella 2010- Miguel Ángel, Kiko, Monchi, Álvaro e Ismael. También jugaron: Grego (p.s.), Cano, Pichita, Chani, Bojan y Gonzalo.

Árbitros- Manuel Jesús Barrilero Mohedano y Rubén Sánchez Portero. Estuvieron asistidos en la mesa por Juan Emilio González Carmona. Amonestaron a los locales Zapa y Johnny.

Goles- 1-0 (min. 10) Johnny  2-0 (min. 16) Zapa  3-0 (min. 21) Raúl  4-0 (min. 22) Ávila  4-1 (min. 35) Bojan  5-1 (min. 36) Tolillo  6-1 (min. 37) Tolillo.

Incidencias- Unos 400 espectadores se dieron cita en los graderíos del Pabellón Municipal Matías Prats de Villa del Río. La charanga "La Penúltima", con sus sones, se encargó, como es habitual de poner música ambiental al partido.

 

 

Comentario - Francisco J. García

Fotos- Andrés Gaitán Fotografía

 

Tal y como ocurriera en la pasada temporada, el Villa del Río F.S. volverá a disputar la gran final de la Copa Diputación Provincial de Córdoba, en categoría senior. En aquel entonces, lo tuvo todo en su contra, ya que el partido se disputó en la localidad cordobesa de Carcabuey, donde le esperaba su rival el Carcabuey F.S. que unas semanas antes se había proclamado campeón de liga.

Por aquel entonces, tan solo una fatídica tanda de penaltis privó a los villarrenses de la obtención de su primer título tras la refundación del club en esa misma temporada.

Fran Ávila intenta deshacerse de la marca de Bojan.


En esta oportunidad, el destino le otorga la condición de favorito ya que curiosamente ejercerá de anfitrión en el partido decisivo por el título y como vigente campeón de liga de esta Segunda Andaluza Senior de Fútbol Sala.

Enfrente estará el Ápaga y Vámonos C.D. de Doña Mencía, vigente subcampeón liguero y con el que mantiene una sana rivalidad deportiva, en estas dos últimas campañas. Los mencianos superaron en la semifinal al Beconet Bujalance B, no con cierto sufrimiento, ya que los bujalanceños llegaron con opciones de clasificación a los últimos minutos del partido de vuelta.

Paco Camargo fue decisivo en el partido de ida, al anotar tres de los goles de su equipo.


Antes el Villa del Río F.S. se había deshecho sin ningún tipo de problema de su rival en semifinales, el C.D. Santaella 2010 al que superó en los dos partidos (3-6) y (6-1).

La cita de vuelta, apenas otorgó tiempo para la posible sorpresa, ya que a los diez minutos el capitán local Johnny, tras asistencia de Cubero, ya había puesto por delante a su equipo y elevado a cuatro, los goles de renta en la eliminatoria.

Aún así, los santaellenses se olvidaron de resultados presentes y pasados y siguieron compitiendo, realizando un partido muy serio.

Pelusa y Zapa se abrazan para celebrar el segundo gol local.


Curiosamente de una falta favorable a los visitantes sumamente peligrosa para el marco defendido por Iván Marín, nació el segundo gol local. Una contra letal llevada por el carpeño Pelusa fue culminada por el loperano Zapa, que en su debut con la camiseta rojilla, volvió a demostrar que los goleadores nunca pierden su olfato, ni cambiando de equipo.

El segundo gol local fue el detonante para que el C.D. Santaella 2010 realizara probaturas tácticas y a falta de tres minutos cuarenta para el descanso, su técnico Rafael Aguilera introdujo de manera continuada el portero jugador, con lo que el juego de cinco azulillo se perpetuó en el resto del envite.

El loperano Zapa encara al meta visitante Miguel Ángel.


Cualquier duda que pudiera haber en torno al desenlace del envite quedó erradicada al inicio del segundo periodo ya que en apenas unos segundos, el Villa del Río F.S. elevó a cuatro su ventaja en el marcador, tras los goles del juvenil Raúl Criado, en una posición forzada, y de Fran Ávila desde cerca tras buscar el primer palo.

Ni con un marcador tan adverso, cambiaron su táctica los visitantes que siguieron de manera continuada con el juego de cinco, como si quisieran trabajar el mismo pensando en la próxima temporada. Y es que pese a su insistencia, les costaba superar la basculante defensa local que intentaba sacrificarse en defensa para tapar todos los ángulos de remate y todas las líneas de pase.

David Rivilla ha reforzado al equipo de su pueblo para la Copa Diputación.


Al final lograron su objetivo y a cinco minutos del final, el visitante Bojan hacía el llamado gol del honor de su equipo al rematar en las inmediaciones del territorio de Perolas, una asistencia de un compañero.

Pero los rojillos respondieron de inmediato al tanto visitante y un robo de balón, permite a otro debutante, el montoreño Tolillo, marcar a puerta vacía y subir el cinco, al marcador local. Y para culminar el festival villarrense, repetiría de nuevo Tolillo, a tres del final, tras una enorme asistencia de Johnny que se corrió la pista, como si el partido no hubiera hecho nada más que comenzar.

Zapa y Pelusa, velocidad y pegada para la vanguardia villarrense.


En resumen justa y merecida victoria de un Villa del Río F.S. que vuelve a disputar la final de la Copa Diputación Senior. Será el próximo sábado día 25 de mayo de 2024 a las 18 horas en el Pabellón Matías Prats de Villa del Río. Su rival será el C.D. Apaga y Vámonos de Doña Mencía, un equipo que siempre ha sabido plantar cara a los villarrenses en sus últimos cuatro enfrentamientos ligueros.

Tres jugadores rojillos celebran uno de sus goles. Esperemos que esta imagen se repita el próximo sábado.

EL VILLA DEL RÍO C.F. DA LA CARA Y CAE CON DIGNIDAD EN PEÑARROYA.

Crónica partido vuelta semifinales Play Off de ascenso en la Primera Andaluza de Córdoba. Temporada 2023/2024.

 

Los villarrenses llegaron a voltear la eliminatoria, pero los locales reaccionaron.


Dani Frías y Fran Soriano arrebatan el balón a Hidalgo 


PEÑARROYA C.F.  2  VILLA DEL RÍO C.F.  2   

 

Peñarroya- Molero, Mario González, Pedro Gallego, Antonio Carlos, Hidalgo, Gorka, Felipe, Miguelillo, Ignacio, Alvarito y Tate. También jugaron: Alberto Gallego, Durán, Mario García y Carlos Rueda.


Villa del Río- Coke, Rodri, Fran Soriano, Dani Frías, Durán, Hugo, Paquito, Tena, Javi Guerrero, Iván Román y Juampe. También jugaron: Juanjo, Marcos, Mario, Juan Carlos y Madueño.


Árbitro- Aharón Hervás Fernández. Estuvo asistido en las bandas por Aitor Hervás Fernández y Pedro Buenestado Calle. Como cuarto árbitro estuvo Fernando Alba Jiménez. Amonestó a los locales Hidalgo, Alvaro, Tate y Carlos Rueda y a los visitantes Tena, Hugo, Paquito y a Antonio Muñoz, preparador físico. Expulsó con tarjeta roja directa al local Miguelillo (min. 43) y al visitante Mario (min. 84) y por doble tarjeta amarilla al visitante Javi Guerrero (min. 72) y a su entrenador Fran Elena (min. 82).

Goles-  0-1 (min. 12) Durán  0-2 (min. 21) Tena  1-2 (min. 62) Tate  2-2 (min. 92) Carlos Rueda

Incidencias- Unas ochocientas personas llenaron los graderíos del Estadio Municipal "Casasblancas" de Peñarroya. Entre ellos un centenar de valientes aficionados villarrenses llegados desde el Alto Guadalquivir, recorrieron en el autobús fletado por el club y en numerosos coches particulares, los ciento treinta kilómetros de distancia, que separan ambas localidades. En los minutos treinta y setenta y cinco de partido, se hicieron sendas pausas para la hidratación de los jugadores. Como representante de la Federación Andaluza de Fútbol en Córdoba, estuvo presente Pedro Benítez Lara, delegado del C.T.A en nuestra provincia.


Antes del inicio del partido, los dos equipos hicieron el pasillo de honor a los jugadores y cuerpo técnico de los equipos filial y juvenil de la entidad peñarriblense por sus ascensos de categoría.

 

Comentario y fotografías- Francisco J. García.

 

El Peñarroya Pueblonuevo C.F. disputará el próximo domingo día 26 de mayo, la gran final del play off de la Primera Andaluza de Córdoba, tras deshacerse, con más sufrimiento del inicialmente previsto, de un Villa del Río C.F. que supo competir y dar la cara, pese a que tenía la eliminatoria muy cuesta arriba.

Su rival será el Atco. Palma del Río, al que su liderazgo en la fase regular de la competición le otorgó el pase, tras terminar empatada su eliminatoria de semifinales ante el C.D. Egabrense.

Álvaro y Paquito volvieron a mantener un intenso duelo.


No es de extrañar por tanto, que el centenar de aficionados villarrenses desplazados a la localidad de El Peñón, despidieran a sus jugadores con una sentida ovación y con gritos de apoyo moral. El sentir generalizado es que el equipo había caído con dignidad, tras realizar un partido muy serio, llegando incluso a voltear la eliminatoria de manera momentánea. Pero finalmente no pudieron mantener su renta y el partido acabó en empate.

La cita arranca de manera sorpresiva, con un conjunto visitante muy metido en el partido, consciente que el pase a la final estaba muy complicado, pero que al menos había que intentarlo. Así el Villa del Río C.F. aparece dando su mejor imagen, como disfrutando de esa semifinal de play off que se habían ganado con todo merecimiento. Bajo la batuta de Juampe, tratan de jugar en campo contrario, echando el balón al suelo y buscando ambas bandas donde Paquito y Dani Frías trataban de ensanchar el campo. Mientras tanto los locales se veían sorprendidos por esa ambición de su rival y también parecían verse maniatados por la responsabilidad.

Antonio Carlos juega el balón con su cabeza ante la mirada de Dani Frías, Hugo y Paquito.


El primer gol visitante obra de Durán, tras cabecear un centro preciso de Juampe, que previamente había robado un balón en la línea de medios del rival, agudizó aún más, esta presión. Y sin apenas tiempo para digerir el gol encajado, la eliminatoria cambia inesperadamente de signo. Fernando Tena mete un balón al área, pasando entre una nube de atacantes y defensores, sin que nadie sea capaz de golpear el mismo. Finalmente acaba entrando en la portería de un sorprendido Molero. El reloj decía que se habían superado en poco los veinte minutos de juego y el Villa del Río parecía haber hecho lo más difícil. Pero el problema es que quedaba más de una hora de juego por delante y los aficionados locales se volcaron con los suyos, en el intento de buscar una reacción que parecía no producirse.

Pedro Gallego despeja el balón ante la llegada de Durán.


Y es que los peñarriblenses eran un auténtico manojo de nervios, algo que se traducía en imprecisiones continuas, tanto a la hora de controlar el balón, ejecutar un pase o iniciar una conducción. Aún así, aunque fuera más con el corazón que con la cabeza, llevaron algún peligro sobre la portería de Coke, pero los remates de Felipe (min. 31) e Hidalgo (min. 42) se fueron fuera.

Claro que para pérdida de cabeza, la que tuvo el local Miguelillo, que en una jugada intrascendente que acaba en un saque de banda a su favor, acaba agrediendo a Rodri. La tarjeta roja no admite discusión alguna y deja a su equipo con un panorama desolador. Con una eliminatoria remontada, con resultado adverso y en inferioridad numérica.

Fran Soriano e Hidalgo disputan un balón aéreo.

 

Pero curiosamente tras el descanso cambia por completo la decoración. El Peñarroya Pueblonuevo C.F. salta al terreno de juego, con otra predisposición y se deja los nervios en la caseta. Comienzan a apretar y a jugar balones en largo a la espalda de los defensores contrarios. Allí estaba un Felipe Veloso, que tanto por arriba, como por abajo, sabe ganar todos los balones. Y hablando de balones, la posesión cambia y los locales comienzan a hacer el juego que les interesaba.

Fernando Tena e Iván Román celebran el segundo gol de su equipo.


Todo este giro en el argumento del partido, llega porque los villarrenses, tal y como ocurriera en sus citas precedentes, vuelven a sufrir un bajón físico. El trabajo de presión y desgaste sobre los contrarios ya no es el mismo. Ni en intensidad ni en efectividad. Los balones divididos son todos de color rojillo, el del Peñarroya Pueblonuevo C.F.

Precisamente en una acción donde se pudo comprobar la falta de contundencia defensiva en un balón disputado, llegaría el primer gol local. Pérdida, contraataque, asistencia de tacón y Tate, que fusila a Coke. Este gol daba de nuevo un giro radical a la eliminatoria, ya que con ese (1-2) eran los mineros los que se clasificaban para la final, por haber quedado en una mejor posición en la liga regular.

Antonio Carlos y Tate se estorban mutuamente al tratar de rematar un balón aéreo.


Quedaba media hora de juego por delante, pero el panorama estaba complicado para los visitantes, que habían perdido mucha presencia en el campo rival y la portería de Molero, parecía estar más lejos.

La lesión de Tena supone otro inesperado bache en el camino, por su experiencia y su control en la defensa villarrense. Juanjo le sustituye y posteriormente entran al juego, Marcos y Mario para intentar recuperar un centro del campo que se había perdido.

En el minuto sesenta y seis le sería anulado un gol al Villa del Río C.F. obra de Iván Román, por un fuera de juego, que desde la grada pareció ser así. El arbitraje en esta fase de partido estaba presionado al máximo. Y es que desde la expulsión del jugador local en el epílogo del primer periodo, cualquier falta de los visitantes, se pedía de inmediato, tanto desde dentro como desde fuera del terreno de juego, la pertinente amonestación, con independencia de la vulnerabilidad de la misma.

Felipe Veloso no marcó en esta oportunidad, pero fue decisivo en el juego de su equipo.


Y claro, al final tanto va el cántaro a la fuente que al final se rompe. Y Javi Guerrero en el minuto setenta y dos, recibe una rigurosa segunda tarjeta amarilla, que le obliga a abandonar el terreno de juego. La presión desde el graderío, las quejas de los jugadores, la caída de Felipe…. provocaron el efecto deseado.

El partido se equilibraba en cuanto al número de efectivos por bando, pero en lo referente al desarrollo del juego se abría un abismo aún mayor, teniendo en cuenta la importancia del jugador expulsado en el sistema de juego de su equipo.

Ignacio en el minuto setenta y ocho tuvo en su cabeza el gol, pero su remate centrado acabó en las manos de Coke.

La entrada del veterano Juan Carlos sustituyendo a un Paquito, que estuvo más afinado en el primer que en el segundo periodo y la del capitán Madueño, que tuvo que olvidar sus dolencias y echar una mano, fueron las postreras armas que utilizaron "Los Franes" para tratar de buscar ese milagroso gol que volviera a darles el pase a la final.

Dani Frías despeja el balón ante la llegada de Gorka.


Pero lógicamente, al echarse tácticamente arriba de manera desesperada, conllevaba asumir riesgos defensivos. El Peñarroya Pueblonuevo C.F. se mostraba firme en defensa y apenas concedía algunos centros laterales, donde por arriba no tenían problema a la hora de imponer su jerarquía con jugadores como Antonio Carlos y Pedro Gallego.

Los visitantes dicen prácticamente adiós a sus opciones tras la justa, justísima expulsión de Mario, que cortó literalmente por lo sano, un arranque del Durán local desde su propio campo. La entrada fue tan fea y violenta, como precisa para los intereses de su propio club. Y es que un segundo gol local dinamitaba de inmediato cualquier atisbo de esperanza de marcar en cualquier jugada puntual.

La mínima victoria que registraba el marcador para los forasteros, no les servía para nada, ya que otorgaba la clasificación al cuadro local. Así que jugando con nueve, al Villa del Río C.F. no le quedaba otra que intentarlo a la desesperada, intentando meter balones en el área, aunque casi siempre sin la altura, ni el efecto deseado.

En el segundo minuto del tiempo añadido, llegaría el gol de la igualada local. Carlos Rueda y Rodri disputan un balón en el que jugador local, que acababa de entrar en la cancha, sale airoso y tras encarar a Coke, lo supera por el palo corto.

Lógicamente este  gol finiquitaba de inmediato y de manera anticipada la eliminatoria. Posteriormente hubo tiempo para dar un merecido homenaje a una institución en la entidad deportiva del Alto Guadiato. Y es que su capitán Pedro Gallego deja momentáneamente la práctica activa del fútbol debido a unos problemas de salud. Su sustitución, se convirtió en un más que merecido homenaje, por su dilatada trayectoria en el equipo, con un Casablancas puesto en pie, aplaudiendo a rabiar a uno de sus ídolos.

Los seguidores villarrenses desplazados a Peñarroya premian a su equipo con una merecida ovación.


El pitido final trajo sensaciones contrapuestas. La algarabía y la felicidad de los locales, empujados por una afición que promete desplazarse en masa a la gran final de Lucena, contrastaba con la seriedad y las lágrimas de los jugadores villarrenses, a los que sus aficionados supieron premiar con aplausos y gritos de ánimo. Y es que en ese momento se ponía punto y final a una temporada 2023/2024, que para el Villa del Río C.F. ha sido memorable. El play off, que era más un sueño que un imperativo, se convirtió en una realidad. Posteriormente se ha sabido competir y disfrutar del mismo, poniendo un decoroso punto final a una grandiosa temporada.

 

 

lunes, 13 de mayo de 2024

Felipe Veloso acerca a los peñarriblenses a la gran final.

Crónica partido ida semifinales Play Off de ascenso en la Primera Andaluza de Córdoba. Temporada 2023/2024.

 

Enorme primera parte de un Villa del Río C.F. penalizado por sus errores.

 

El bigoleador del partido, controla un balón ante Iván Román.

 

VILLA DEL RÍO C.F.  1   PEÑARROYA C.F.  2 

 



Villa del Río- Coke, Rodri, Madueño, Fran Soriano, Dani Frías, Durán, Paquito, Marcos, Tena, Javi Guerrero e Iván Román. También jugaron: Hugo, Quero, Juan Carlos, Juampe y Juanjo.


Peñarroya- Molero, Mario González, Pedro Gallego, Antonio Carlos, Gorka, Felipe, Chechu, Mario García, Felipe, Alvarito y Tate. También jugaron: Miguelillo, Rafa, Ignacio, Alberto Gallego, Ernesto y Carlos.


Árbitro- Víctor Expósito Márquez. Estuvo asistido en las bandas por Javier Epifanio López y Javier González Espinosa. Como cuarto árbitro estuvo Alberto Fernández Pistón. Amonestó a los locales Madueño, Dani Frías, Tena, Quero y Juampe y a los visitantes Mario García, Chechu, Álvaro, Ernesto y Rafa.

Goles-  1-0 (min. 18) Durán  1-1 (min. 58) Felipe Veloso  1-2 (min. 68) Felipe Veloso


Incidencias- La mejor entrada de la temporada se registró en el Polideportivo Municipal de Villa del Río, ya que aproximadamente fueron casi un millar de aficionados los que colapsaron los graderíos del recinto deportivo ribereño. Entre ellos unos doscientos aficionados visitantes llegados desde el Alto Guadiato, agrupados en torno al "Frente Terrible". En el minuto cincuenta de partido, el juego estuvo detenido durante unos cinco minutos, debido al balonazo sufrido en pleno rostro por un espectador, del que afortunadamente se recuperó.

El Presidente-delegado de la Federación Andaluza de Fútbol en Córdoba, Martín Torralbo Luque, hizo de delegado federativo en este partido.

 

Comentario y fotografías- Francisco J. García.

 

El Peñarroya Pueblonuevo C.F. da un paso de gigante hacia la final del play off de la Primera Andaluza de Córdoba, tras imponerse a domicilio al Villa del Río C.F. en el partido de ida de la ronda de semifinales.

Fue un partido memorable, por el enorme ambiente que había en los colapsados graderíos del Polideportivo Municipal. No solo hubo aficionados llegados de ambas poblaciones, sino de toda la comarca del Alto Guadalquivir y de la capital cordobesa.

Así que bajo ese incomparable marco arrancó un partido, que de inmediato puso de manifiesto, que el disputado por ambos equipos siete días antes, fue una historia totalmente diferente.

Fernando Tena se hace con el balón bajo la mirada de Chechu.


El conjunto visitante entra muy metido en el partido, sabedor de la importancia que puede tener cualquier balón, ubicado dentro del rectángulo de juego. Así que aparece tal y como se preveía, con un juego muy físico en el que no evitan los contactos y presionando la salida de balón de su oponente. Pero el Villa del Río C.F. aparece dando su mejor imagen, conscientes que una semifinal de play off no se juega todos los días y de inmediato, vuelve a aparecer ese dinamismo, esa verticalidad y ese empaque, que llevó a los villarrenses a esta ronda definitiva.

El local Durán avisa (min. 2) con un remate acrobático que se marcha arriba y un minuto más tarde, Mario García se erige en salvador de su equipo al despejar bajo palos un balón cabeceado por Javi Guerrero, que había superado a Molero e iba para dentro.

Se veía sorprendido el conjunto del Alto Guadiato por ese buen juego local, pero ellos seguían a lo suyo, firmes en defensa, aguantando las embestidas locales, para salir a la contra con el máximo rigor. Así en el minuto once, Felipe Veloso sirve en profundidad a Chechu, pero su remate final carece de puntería.

El veterano Antonio Carlos se dispone a sacar una falta.


Responde de inmediato Marcos, con un disparo desde la frontal, en el que Molero, bien situado, responde con acierto. Hasta que un minuto después, en el dieciocho, llegaría el primer gol del partido. Rodri por la banda derecha, hace una jugada personal con un gran slalom entre varios contrarios, para terminar cambiando el juego a la otra banda, donde Paquito, tal y como viene el balón, centra al corazón del área, donde el Durán villarrense, se anticipa a su marcador y mete el pie en el primer palo, para alojar el balón en las mallas.

En poco más de un cuarto de hora de juego, el Villa del Río C.F. había creado más peligro, en ocasiones y goles, que en todo el partido de la semana anterior.

La movilidad de Dani Frías, Marcos y Paquito traía en jaque a la defensa minera y Dani Frías remata flojo (min. 25) a las manos del portero.

Pero el principal temor de la parroquia local estaba en la facilidad con la que el Peñarroya Pueblonuevo C.F. creaba peligro. Un balonazo, un buen control y un disparo. Con esa ecuación, los pupilos de Ariel Montenegro eran capaces de inventarse una ocasión de gol. Y como buena prueba de ello, la jugada del minuto treinta y uno. El servicio en largo de Antonio Carlos, es bajado al suelo, como casi siempre, por Felipe Veloso cuyo remate se topa con un efectivo Coke.

Dani Frías intenta controlar un balón ante la mirada del árbitro.


Nunca sabe uno, como pudiera haber transcurrido el partido de haber sucedido una cosa u otra. Si hubiera tenido idéntico desenlace o si la historia hubiera sido totalmente diferente. Y es que en el tiempo añadido por el colegiado en el primer periodo, una arrancada de Rodri acaba con una asistencia a Javi Guerrero, que lo deja sólo ante Molero, pero el centrocampista villarrense fotografió su disparo y el meta visitante salió airoso del envite. Ahí pudo estar una de las claves del choque.

El entrenador local Fran Elena da instrucciones a sus jugadores en la pausa de hidratación.


Tras pasar por vestuarios, el partido comienza a cambiar de tendencia. Los del Alto Guadiato realizan cambios en su formación con la entrada de Miguelito e Ignacio. Tácticamente, dan un paso adelante, lo que obliga a un cierto repliegue de los locales, que ya no muestran esa frescura física del primer periodo, donde corrían y presionaban todos los balones.

La igualada llegaría a balón parado, donde la corpulencia física de los mineros, les hacía ser muy peligrosos en cualquier acción de este tipo. Fue tras una pérdida de Durán en medio campo, a la que se unió un defectuoso despeje de Madueño, que acabó en saque de esquina. Miguelito lo bota desde el costado zurdo y Felipe Veloso se anticipa a su marcador, para ejecutar a la perfección (salto, giro de cabeza y remate) un cabezazo al balón, que hizo que el mismo entrara como un obús en la portería de Coke.

Tate y Fran Soriano saltan para hacerse por un balón aéreo.


Se abría un partido totalmente diferente, en el que el Peñarroya Pueblonuevo C.F. seguía a lo suyo, tratando de llevar el juego a un tono muy físico y sin esquivar ningún tipo de contacto. Cualquier disputa de balón, implicaba la carga y el empujoncito pertinente, lo que contaba con el beneplácito de un colegiado mucho más firme y taxativo con las protestas que con este tipo de acciones.

La incorporación de Miguelito fue un estilete por la banda izquierda para los visitantes. Su velocidad y su desborde, provocaba continuas acciones de un cierto peligro, que algunas veces cortaba la defensa local y en otras, era Coke, el obligado a intervenir con acierto, como la del minuto sesenta y tres.

La remontada peñarriblense se culminaría en el minuto sesenta y ocho, cuando Iván Román se hace un lío con el balón y lo pierde, ante la presión de Felipe Veloso. El ariete se planta ante Coke, al que supera por el palo largo, aunque el meta llegó a rozar el balón.

Paquito intenta controlar el balón en una postura acrobática.


Quedaban poco más de veinte minutos por delante y el panorama se le complicaba en exceso a los locales. Y es que aunque desde el banquillo local se trató de oxigenar al equipo con los cinco relevos producidos, no es menos cierto, que el equipo perdió presencia en ataque.

Los locales apoyados por sus incondicionales, lo intentan por activa y por pasiva, pero el entramado defensivo visitante no mostraba fisura alguna. Tan solo el escurridizo Paquito, que en ocasiones tenía hasta tres contrarios enfrente, para cerrarle el paso, lo intentaba. Por cierto una caída suya en el área (min. 71), fue reclamada como un posible penalti, pero el colegiado no quiso saber nada de la citada jugada.

Rodri se anticipa a Miguelito en una jugada del partido.


Los minutos pasaban y aunque el descuento se preveía amplio, entre el incidente del balonazo al espectador, la pausa de hidratación y la entrada de las asistencias a jugadores, el partido siguió con el mismo argumento.

Pese al acoso de los locales, siempre pareció estar más cerca la rúbrica visitante que la igualada rojilla. Y es que con el equipo volcado, los huecos afloraron en su zaga. Ernesto en el añadido tuvo la posibilidad de hacer el tercero de los suyos, pero Coke volvió a estar acertado y dejó el marcador con esa mínima ventaja para los del Alto Guadiato.

El próximo domingo en el Estadio Municipal de Casasblancas llegará el partido de vuelta de esta eliminatoria semifinal del Play off de ascenso de Primera Andaluza. Los locales tienen un gol de ventaja, por lo que al Villa del Río C.F. solo le vale para pasar ronda, una victoria por dos goles de diferencia. Y es que no hay que olvidar, que si se produjera un mínimo triunfo villarrense, tras los noventa minutos reglamentarios, no habría prórroga y sería el Peñarroya Pueblonuevo C.F. quien accediese a la final, ya que al terminar la eliminatoria igualada, el equipo mejor clasificado en la liga regular sería quien obtendría el premio de la clasificación.

lunes, 6 de mayo de 2024

El partido de la próxima semana será totalmente diferente.

Crónica partido 30ª jornada liguera de la Primera Andaluza de Córdoba. Temporada 2023/2024.

 

El empate final otorga a los mineros la segunda plaza y la ventaja en los play off .

 

Madueño y Felipe Veloso forcejean por hacerse con el balón.


VILLA DEL RÍO C.F.  0   PEÑARROYA C.F.  0 

 

Villa del Río- Coke, Rodri, Madueño, Fran Soriano, Dani Frías, Durán, Marcos, Juanjo, Tena, Javi Guerrero y Quero. También jugaron: Paquito, Hugo, Juan Carlos, Iván Román, Dani Expósito y Luís Elena.


Peñarroya- Molero, Mario González, Pedro Gallego, Hidalgo, Durán, Gorka, Mario García, Felipe, Alvarito, Tate e Ignacio. También jugaron: Chechu, Miguelillo, Alberto Gallego y Luís.


Árbitro- Juan Romero Campos. Estuvo asistido en las bandas por Aharon Hervás Fernández y Rafael González Torres. Amonestó a los locales Javi Guerrero y al asistente Fran Castro y a los visitantes Hidalgo, Mario García, Chechu y Miguelillo. Expulsó con tarjeta roja directa, una vez terminado el partido, al asistente local Fran Castro.

Goles-  No hubo

Incidencias- Unos 400 espectadores se dieron cita en los graderíos del Polideportivo Municipal de Villa del Río, entre ellos algo más de un centenar de  aficionados visitantes, agrupados en torno al "Frente Terrible". 

Mientras que la charanga "La Penúltima", volvió a animar con sus sones el partido.


 

Comentario y fotografías- Francisco J. García.

 

Aunque en juego estaba la segunda plaza liguera y por consiguiente el factor campo en el enfrentamiento de semifinales del play off, que a partir de la próxima semana tienen que dirimir estos dos mismos equipos. No es menos cierto, que tanto en la previa, como durante el partido, como a la finalización del mismo, la sensación es que los dos equipos no quisieron enseñar todas sus armas. Es decir, los dos técnicos optaron por guardarse alguna carta bajo la manga.


Quero se dispone a centrar el balón, en presencia de Alvarito.


Los locales tampoco estaban para hacer muchas reservas. Las tres derrotas consecutivas con las que se presentaban al envite, marcaban y mucho. Claro que por otro lado, seguían teniendo las ausencias de Juampe, Adri y Soto, a las que se unía Mario, por motivos académicos. O sea, que los locales no tenían mucho más, de lo que la convocatoria decía. Eso sí, de inicio, alguna sorpresa como que Paquito se quedaba en el banquillo.

Por su parte, los visitantes apostaban de primeras, por un once muy físico, con jugadores corpulentos. Ariel Montenegro dejaba en el banquillo a sus efectivos más "jugones", como Miguelillo, Chechu y Alberto Gallego. Mientras que por la grada estaba Antonio Carlos.


Juanjo despeja el balón con su cabeza ante Felipe Veloso. 


El juego resultó muy físico desde el pitido inicial, donde todos los balones se peleaban con mucha intensidad. La mayor corpulencia de los jugadores visitantes les hacía llevar la iniciativa en el juego, pero con un fútbol muy directo. Ignacio era un estilete solitario en el ataque visitante, pero se fajaba con la defensa y bajaba todos los balones, aguardando la llegada de Felipe por la banda derecha y de Durán por el costado zurdo.

Precisamente el Durán visitante, sería el autor del primer remate con cierto peligro (min. 9) sobre la portería de Coke. Sufrían los jugadores locales en esa lucha cuerpo a cuerpo, donde estaban en clara desventaja física. Aún así, intentaban echar la pelota al suelo y buscar las internadas por banda  de Dani Frías y Marcos.

Javi Guerrero, Durán e Hidalgo ven pasar el balón sin que ninguno se haga con él.


Pero el trabajo en medio campo de Hidalgo, Tate y Mario García les hacía robar balones, para de manera inmediata, buscar a Felipe y Durán en ambos flancos. El exjugador del Córdoba SAD tuvo una oportunidad de oro, ya que superó en velocidad a Juanjo y se plantó sólo ante Coke, pero su remate resultó tan deficiente, que ni el balón salió por la línea de fondo.

Fueron los mejores minutos del equipo del Alto Guadiato que vio como Durán (min. 28) volvía desperdiciar una clara ocasión.

 


Fran Soriano conduce el balón ante la llegada de Chechu.


Hubo tiempo también para la polémica arbitral, con dos acciones casi consecutivas, que fueron muy protestadas por los jugadores de uno y otro equipo. La primera fue un gol anulado a Ignacio, al entender el colegiado que hubo falta previa de Felipe, sobre la salida de Coke en un balón aéreo. La segunda, fue la reclamación de un posible penalti en el área visitante, cuando Marcos disparó un balón que se estrelló en el cuerpo de Alvarito. Pero Romero Campos dejó seguir el juego, al entender que no había habido nada punible.

En esta fase de la competición, era tan claro como evidente, que el Villa del Río está falto de gol. Y como buena prueba de ello, la jugada del minuto treinta y cuatro, en la que Dani Frías hace una gran jugada personal, supera a Gorka y pone un centro medido, que a un metro de la línea de gol, Marcos estrella el balón en el cuerpo del portero Molero, quedando el balón muerto, pero su posterior disparo, lanzó el esférico fuera.

Dani Frías y Gorka mantuvieron un intenso duelo.


Los minutos pasaban y ya era más que evidente, que el gol si llegaba, iba a ser tras un error defensivo, que por un acierto atacante. Y así ocurrió. Los villarrenses pierden un balón en el inicio de la jugada, circunstancia de la que se aprovecha Felipe, para poner la directa y plantarse solo ante un Coke, que salva a su equipo al realizar una enorme parada.

Con un remate centrado del Durán local, sin problemas para el meta visitante se llegó al descanso.

 

En el segundo periodo, poco cambia la tónica del juego. Los visitantes intentan sacar rédito a ese juego directo y a los balones aéreos. Felipe (min. 46) remata a las manos de Coke.

Sobrepasado el ecuador de este segundo acto, Ariel Montenegro cambia su guión y da entrada en el rectángulo de juego a jugadores como Miguelillo y Chechu. Quita envergadura y mete velocidad, como si quisiera sorprender a un Villa del Río C.F. al que ya le estaba pasando factura el físico. Por dicho motivo, Los Franes dan entrada, de manera muy seguida, a Paquito, Hugo, Juan Carlos e Iván Román, con la intención de refrescar su formación.

Ignacio, minutos antes de ser sustituido, lo intenta con un disparo cruzado que se marcha fuera y cinco minutos después, de nuevo Felipe y con el mismo desenlace, parada de Coke.

Felipe Veloso intenta superar la marca de Juanjo.


También hubo jugada polémica en esta fase de partido, con un gol anulado al visitante Mario, ya que el colegiado entendió que se apoyó sobre un rival, en el momento de ejecutar su remate de cabeza.

Los villarrenses no se olvidaban de la portería contraria, pero sus intentonas acababan casi siempre en una defensa visitante donde Pedro Gallego imponía su ley.

Así que visto lo visto, el empate inicial se vislumbraba como final. Algo que parecía no desagradar a la parroquia local, que tras las tres derrotas consecutivas de su equipo, la suma de un punto se daba por buena. Dada la entidad y la fortaleza de su oponente y la situación tan atípica que estaban viviendo los suyos.

Pero hasta el pitido final, tuvieron todavía un susto tremendo. Fue tras una jugada, que define a la perfección la idea de juego que pusieron en práctica los peñarriblenses. Minuto ochenta y siete, Mario González  corta una acción de ataque local y suelta un zambombazo, mitad despeje, mitad pase, que llega a Miguelillo en el vértice del área local, donde supera a Madueño y su remate cruzado acaba impactando en la base del poste derecho de la portería de Coke.

No hubo mucho más a destacar. El pitido final dejó unas tablas que abren una cierta dualidad en ambos equipos. Los locales cortan la racha de derrotas adversas, pero siguen sin ganar y dicen adiós a la segunda plaza final. Los visitantes, logran su objetivo, atan tan privilegiada plaza, pero no se llevan ese triunfo, que podía haber tenido un mayor efecto psíquico que clasificatorio.

 

El próximo domingo, en el mismo escenario, el segundo capítulo de esta trilogía Villa del Río C.F.- Peñarroya C.F. que el caprichoso destino nos ha deparado para este final de la temporada 23/24.

lunes, 29 de abril de 2024

Tercera derrota consecutiva para un Villa del Río C.F. sin gol.

Crónica partido 29ª jornada liguera de la Primera Andaluza de Córdoba. Temporada 2023/2024.

 

Los rojillos, apenas inquietaron la portería de Carlos Hidalgo.

 

Hasta tres jugadores contrarios tratan de cerrarle el paso a Durán.


ATCO. PALMA DEL RÍO  2  VILLA DEL RÍO C.F.  0 


Palma del Río- Carlos, Alejo, Koke, Sergio Conde, Cuenca, Chico, Abraham, Fran, Manuel, Rafalillo y Barranco. También jugaron: Fuentes, José Luís, Núñez, Pablo, Cony y Salvi.


Villa del Río- Coke, Rodri, Madueño, Rafa Llamas, Fran Soriano, Durán, Paquito, Marcos, Juanjo, Tena y Javi Guerrero. También jugaron: Iván Román, Mario, Quero, Dani Expósito y Juan Carlos.


Árbitro- Aitor Hervás Fernández. Estuvo asistido en las bandas por Fernández Pistón y Cano Ramírez. Amonestó a los locales Fuentes, Koke, Núñez, Abraham, Fran, Rafalillo y Barranco y a los visitantes Rodri, Rafa Llamas, Quero, Marcos, Tena, Mario y Juan Carlos.

Goles- 1-0 (min. 10) Chico  2-0 (min. 84) Cuenca 

Incidencias- Unos 300 espectadores se dieron cita en los graderíos del estadio principal del Complejo Deportivo El Pandero de Palma del Río. Antes del comienzo del partido, el presidente palmeño Pedro Pablo González, hizo entrega de una camiseta conmemorativa a su jugador José Luís, por sus 150 partidos oficiales con el club de su localidad.

 

Comentario y fotografías- Francisco J. García

 

Entre errores propios y ajenos, el Villa del Río C.F. se volvió de vacío de tierras palmeñas. Tercera derrota consecutiva de la entidad de la estrella en esta fase decisiva de la competición, cuando está terminando la fase regular y estamos a las puertas de un play off final, cuya participación ya tienen asegurada.

Coke se hace con el balón en presencia de Madueño y Sergio Conde.


Los villarrenses mejoraron su imagen, con respecto a anteriores citas, en su visita al líder de la categoría. Tuvieron una actitud correcta y supieron plantar cara y competir, ante un Atco. Palma del Río, que sabe perfectamente minimizar sus carencias y explotar sus virtudes. Como en tantos partidos de la presente temporada, los amarillos supieron sacar la máxima rentabilidad a dos jugadas a balón parado, a sendos saques de esquina, para materializar sus dos goles que se tradujeron en el triunfo final.

Por cierto a la finalización del choque, la alegría de los locales se hizo aún mayor, ya que los resultados producidos en otros campos, les otorgaban de manera matemática la primera plaza final en esta fase regular de la competición, lo que les da una cierta ventaja cara al play off final.


Imagen del primer gol local, obra de Juan Rafael Ruiz Mendoza "Chico".


El Villa del Río C.F. se vio demasiado pronto con el marcador en contra. Tras unos primeros avisos de Rafalillo (min. 5), bien resuelto por Coke y otro de Abraham (min. 8) que se fue fuera, por muy poco, llegó el primer gol local. Chico cabecea el balón, sin marca alguna, tras un saque de esquina y pone el balón abajo, imposible para el meta local. Así que, sin tiempo para asentarse sobre el terreno de juego, los rojillos tenían que remar contra corriente y su planteamiento táctico que apostaba por un cierto conservadurismo, no invitaba al optimismo.

Rafa Llamas y Fernando Tena intentan taponar el avance de Rafalillo.


Y es que Los Franes, optaron porque su equipo mantuviera un cierto orden defensivo, donde al cuarteto (Juanjo, Llamas, Madueño y Tena), se le unía en ocasiones un Javi Guerrero que retrasaba su posición para hacerse con el balón y abastecer con sus desplazamientos de balón en largo, tanto a Rodri como a Paquito, para que entraran por sus bandas.

Un disparo de Marcos, a las manos de Carlos y una jugada entre Rodri y Durán, alimentaron las esperanzas visitantes de igualar la contienda.

Javi Guerrero, que volvió a ser el mejor de su equipo, disputa a Alejo un balón aéreo.


Pero a estas alturas del partido, las miras de los jugadores villarrenses ya estaban puestas en el colegiado. Varias decisiones de Hervás Fernández encresparon los ánimos de la parroquia visitante, y con razón. Tuvo un criterio sancionador absolutamente dispar, según fuera un equipo u otro. Por ejemplo, en el minuto veintitrés, sanciona y amonesta a Rafa Llamas por saltar con el brazo extendido, junto a un jugador contrario. Pero tres minutos después, en una acción similar del local Alejo, la infracción quedó en una mera falta.

Mucho más evidente, fue la jugada del minuto setenta y cinco, cuando Rafalillo y Juan Carlos quedan enredados en la disputa de un balón y posteriormente el delantero local golpea con su mano a su oponente. La agresión y por tanto, la expulsión eran indiscutibles, pero el colegiado, sorprendentemente lo dejó en una simple tarjeta amarilla. Por cierto, en esta misma jugada, Juan Carlos recibe también tarjeta amarilla. O sea, que al final, agresor y agredido, reciben el mismo castigo. Curiosa manera de impartir justicia.

Marcos despeja un balón antes de que salga del terreno de juego.


Un disparo de Fran Soriano que se fue lamiendo el larguero, dio paso al obligado tiempo de receso. En vestuarios, la dupla técnica villarrense opta por dar una mayor mordiente a su equipo, hace tres cambios al unísono y da entrada a Iván Román, Mario y Quero, en detrimento de Juanjo, Tena y Rafa Llamas.

Los villarrenses siguen siendo los dueños del balón, ante un conjunto palmeño, que bien asentado en su parcela, firme y potente en defensa, apenas pasaba apuros. Además, intentan salir a la contra, aprovechando que su rival había adelantado líneas.

Así llegaría la escapada de Fran (min. 55) cuyo disparo final dio con el balón en las manos de Coke.

Sergio Conde y Paquito no pierden de vista el balón.


Los minutos pasaban y el juego seguía por los mismos derroteros. Con las dos defensas muy adelantadas, se jugaba en una franja del medio campo, de apenas cincuenta metros. Con el atasco circulatorio existente debido al gran número de piernas que había en esa zona, la conducción del balón era imposible, al igual que el juego combinativo.

Los visitantes intentan ensanchar el campo, con Paquito y Quero muy pegados a la línea de banda, pero entrar por el muro amarillo resultaba imposible, dada la contundencia y la ayudas de unos y la falta de ideas y precisión en los otros. Las ausencias del enfermo Juampe y el lesionado Adri, dejan huérfana la posición de la media punta villarrense, y el ataque de su equipo parece estar cortocircuitado.

Lógicamente con el paso de los minutos y el físico pasando factura, el partido se va rompiendo. El Atco. Palma del Río comienza a tener más peligrosidad en sus acciones a la contra. Avisan con un trallazo de Cuenca, en el que el balón tras impactar en el larguero, botó muy cerca de la línea de meta y otro remate a la media vuelta de Sergio Conde, respondido con acierto por Coke.

Coke despeja un balón cuyo destinatario era el central Cuenca.


Hasta que en el minuto ochenta y dos, llegó la sentencia definitiva con el segundo gol local. Un tanto que fue muy protestado por los jugadores villarrenses que pidieron con insistencia, la invalidez de la acción final. Y es que el primer remate de cabeza de Cuenca, tras un balón servido desde la esquina, golpea en el brazo de un compañero suyo. El rechace del mismo, vuelve a ser rematado por el central amarillo, con una dirección tan precisa como efectiva.

El colegiado no consideró punible el golpeo del balón en la extremidad superior del jugador local y dio validez al gol, ante la desesperación de los jugadores rojillos.

Con el partido sentenciado, el Villa del Río C.F. siguió intentándolo con más voluntad que acierto, pero ofensivamente seguían sin estar. Una jugada lo resume todo. Minuto ochenta y ocho, Madueño gana un balón por su banda y al llegar a la línea de fondo, busca asistir a un compañero, pero sorprendentemente, ninguno de ellos, estaba en el corazón del área. No tuvo más remedio que jugar el balón hacia atrás.

Quero se dispone a realizar un pase.


Así que, el lanzamiento directo de falta de Paquito, en el que el balón acabó en las manos del portero Carlos fue el único disparo entre los tres palos de los villarrenses en este segundo acto.

Sin gol y sin apenas ocasiones, es imposible vencer. En este partido, se mejoró la imagen y se supo competir ante un gran rival. Pero ofensivamente, el equipo está nulo, las carencias siguen siendo evidentes. Faltan chispas e ideas, las individualidades no afloran y la velocidad en el juego es deficiente.

Las tres derrotas encajadas ante rivales directos, son un serio aviso de lo que espera y de lo mucho que habría que mejorar.

Pero no todo es catastrófico,  y es que, con la primera plaza final ya adjudicada, los villarrenses todavía tendrían en su mano la posibilidad de acabar en el segundo escalón clasificatorio. Para ello deben vencer en la última jornada de la liga regular, el próximo domingo (18:30 horas) en el Polideportivo Municipal, al Peñarroya C.F.

Será el primer de los tres enfrentamientos que tendrán que dilucidar ambos equipos en las próximas tres semanas, ya que como segundos o como terceros, respectivamente, cruzarán sus caminos en las semifinales del play off. Lo que queda por decidir, es el orden de la eliminatoria y qué estadio albergará dos de los tres partidos, que tienen que disputar.